Saltar al contenido

Como limpiar una Sepia Fresca paso a paso

sepia fresca limpiar

En el mundo culinario existe un manjar muy cotizado y es la Sepia o Choco. Su espléndido sabor y pocas calorías lo hace uno de los platos favoritos de los europeos; Especialmente aquellos que desean una dieta balanceada o comer algo rico, alto en proteína y bajo en calorías.

Este riquísimo pescado vive en aguas poco profundas y tiene muchísimos nutrientes. Si deseas disfrutar de todo su sabor te recomendamos que las adquieras frescas, ya que la que consigues en el mercado congelada puede haber perdido bastantes de sus propiedades alimenticias. Además, que implicarán un gasto mayor, pues dos kilos de este pescado congelado significan un kilo fresco.

No obstante, a pesar de su espléndido sabor y las ventajas extra para la salud de cuando este pescado se compra en fresco, es necesario saberlo limpiar, de lo contrario, el sabor no será para nada el esperado. A continuación, te explicamos como…

¿Cómo limpiar correctamente la Sepia o Choco?

Antes de adentrarnos a explicar la forma correcta de lavar y preparar este pescado, es necesario acotar, que sepia o choco es lo mismo. Es decir, se trata del mismo molusco, pero en sus distintas etapas de desarrollo.

Si consigues un pescado; Una Sepia joven entonces se le llama choco, pero si ya es adulto, es decir es grande entonces se le dice Sepia.

Ahora bien, este molusco es cefalópodos, es decir que es familia de los calamares y pulpos, de modo que ya debes suponer cuan delicioso es. A continuación, te daremos una serie de consejos para limpiar la sepia rápidamente.

  1. Retira todo el sucio superficial de la sepia. Para ello, lávalo debajo de un chorro de agua.
  2. Procura localizar la pluma (es la zona dura del molusco) Haz un corte vertical donde ya no se percibe esa zona.
  3. Extrae la piel superficial de la sepia y retira la pluma. (Para ello, debes introducir tus dedos suavemente por la piel e ir arrancándola con cuidado, asegúrate de quitar las aletas).
  4. Haz un corte en el borde lateral con mucho cuidado de no romper la tinta, puedes extraerla cuidadosamente de lo contrario dañaríamos la carne.
  5. Retira la espina con cuidado a no hacerte daño.
  6. Es el momento de quitar el ojo del molusco, has un corte al aguijón, pero deja las patas.
  7. Debes lavar el cuerpo de la sepia para retirar todo lo que sobre y aclarar la carne.
  8. En este punto, tienes un molusco carnoso con las partes más selectas, el cuerpo y las patas.
  9. Al cocer la sepia a la plancha, es necesario hacer varios cortes en ángulo vertical, esto contribuye a una mejor cocción.

Con este riquísimo molusco se preparan una gran variedad de platos, sin embargo, es importante destacar que, aunque anteriormente hemos explicado que es bueno retirar la tinta con mucho cuidado. Hay quienes preparan la sepia con la tinta, si te gusta la comida con un sabor exótico y distinto puedes apostar por esta opción

La sepia puede aportarte una gran cantidad de aportes alimenticios, por ejemplo, vitamina B3, hierro, calcio, vitamina A. todo esto suma una razón más para disfrutar del espléndido sabor de este gran manjar.