Saltar al contenido

¿Cómo limpiar puerta nevera blanca?

limpieza nevera

Aunque por general nos encanta que nuestra nevera este impecable en su interior debido a que la misma guarda nuestros preciados alimentos, la verdad es que la parte externa también merece nuestra atención.

Las puertas por lo general se llenan de grasa debido a que se encuentran en el área de la cocina. Esa suciedad se ve claramente en las puertas blancas.

Existe una diversidad de trucos caseros para dejar la puerta del frigorífico sin restos de grasa incluso las de acero inoxidable. A continuación, te explicaremos como valerte de ellos para dejar tu frigorífico impecable.

¿Cómo limpiar la puerta de la nevera blanca?

El blanco es un color muy usado en los electrodomésticos y aunque es habitual ver neveras negras y gris, la verdad es que el color blanco es el más usado, pero el problema es que con el tiempo se torna de un tono algo amarillento poco estético.

Aun así, ese problema tiene solución, de hecho, el tipo de puerta de plástico duro es muy versátil, de modo que puedes limpiarla tanto con productos especializados como con trucos caseros.

Puedes eliminar o evitar que el exterior de tu frigorífico se torne amarillo. Para ello solo necesitas cloro y bicarbonato. A continuación, te explicaremos un paso a paso para quitar esa antiestética apariencia, y así tu nevera luzca reluciente.

  1. Humedece un paño limpio y pásalo por la puerta.
  2. Para proceder a blanquear la puerta de la nevera debes mezclar media taza de cloro (lejía) con un cuarto de taza de bicarbonato. Después debes añadir 4 tazas de agua (tibia). Debes mezclar muy bien.
  3. Con ayuda de una esponja debes frotar toda la puerta de la nevera y dejar reposar el líquido al menos unos 10 minutos.
  4. Al transcurrir el tiempo, pasa un pañito para eliminar algún residuo. Procura que no queden marcas de manchones por frotación.

Para evitar que la puerta se torne amarillenta, te aconsejamos que semanalmente hagas una mezcla de cloro con agua. Esto contribuirá a que el color continúe intacto por mucho tiempo.

Ahora bien, si ya el daño está hecho, es decir, ya se ha tornado de un antiestético color amarillo, no te preocupes, la combinación de lejía con bicarbonato es muy efectiva. Pero jamás la mezcles con productos industriales de limpieza e incluso con amoniaco.

¿Cómo limpiar la puerta de la nevera de acero inoxidable?

Las neveras de acero inoxidable son estupendas. Además de que el material es más duradero, le brindan un aspecto más reluciente al frigorífico. Evidentemente existe una gran variedad de productos especialmente diseñados para asear el área externa de la congeladora.

Aun así, queremos presentarte dos opciones con la finalidad de que elijas el método más cómodo para ti.

limpiar nevera acero

Alcohol

Es común tener este preciado líquido en casa y más cuando tenemos niños. Pues bien, el alcohol no solo te permite desinfectar heridas, sino que, además, te ayuda de forma muy eficaz a limpiar la puerta de la nevera.

¿Cómo limpiar la nevera con alcohol?

  1. Necesitas humedecer ligeramente una bayeta (pañito absorbente) con alcohol.
  2. Pásalo por toda la puerta de la nevera, verás cómo empieza arrancar el sucio.
  3. Para darle brillo, debes tomar otro pañito con unas gotitas de aceite de oliva, esto le dará un brillo más increible.

Vinagre, aceite y jabón

Estos tres ingredientes los tenemos en nuestra alacena, por tanto, con estos tres productos puedes eliminar machas y sacar brillo. Te explico cómo hacerlo a continuación.

  1. En un recipiente con agua, añade un poco de jabón neutro.
  2. Humedece un pañito en ese líquido y frota la puerta del frigorífico de acero inoxidable.
  3. Después solo debes quitar el exceso de jabón, para ello pasa una bayeta humedecida con agua. Deja que se seque de forma natural. Si el jabón no ha logrado arrancar la grasa, entonces pasa una bayeta ligeramente humedecida con vinagre blanco para quitar el sebo.
  4. Por último, toma un pañito con unas gotitas de aceite de oliva para dejar la puerta de la nevera con brillo.