Saltar al contenido

Cómo limpiar Manitas de Cordero

Desde hace mucho tiempo las manitas de cordero, también conocidas como patas delanteras de los ovinos han sido despreciadas y poco utilizadas en sentido gastronómico, pero hoy día numerosos cocineros han conseguido preparar platillos exquisitos con ellas. Esto ha animado a muchas personas a copiar sus recetas, pero algunas no saben cómo limpiarlas correctamente.

Generalmente las manitas de cordero se limpian en las carnicerías, pero en caso de que tengas manitas de cordero frescas y quieras saber cómo quitar las impurezas presentes en ellas, aquí tendrás todos los detalles para que puedas conseguirlo. Es muy sencillo, anímate y tendrás unas manitas de cordero listas para cocinar en minutos.

Limpiar manitas de cordero

Limpiar manitas de cordero

Las manitas de cordero además de ser exquisitas son una excelente fuente de vitaminas del grupo B, hierro, fosforo y calcio. Tienen poca grasa, debido que no pertenecen a los órganos internos de cordero. Lo mejor de todo es que las puedes conseguir con facilidad, así que podrás probarlas y beneficiarte de todas sus propiedades cuanto antes.

A muchas personas les resulta tedioso tener que limpiar manitas de cordero frescas, debido que piensan que es una labor muy complicada. Pero en realidad limpiarlas no es nada difícil, solo debes aplicar las sencillas técnicas que veras a continuación, si lo haces veras que esta tarea es más fácil de lo que puedes imaginar.

Antes de comenzar a limpiar las manitas de cordero debes tener a la mano un cuchillo bien afilado, una pinza de cocina, estufa, un envase y suficiente agua. Una vez tengas estos utensilios puedes comenzar a limpiarlas de la manera siguiente:

  1. Si las manitas conservan pelaje puedes quemarlos colocándolas brevemente en la estufa. Tratando de voltearlos con una pinza.

  2. Una vez que las manitas de cordero hayan enfriado, se raspa la piel con ayuda de un cuchillo.

  3. Lava las manitas de cordero en un grifo o un envase con agua.

  4. Blanquea las manitas de cordero dejándolos 15 minutos en abundante agua caliente.

  5. Parte las manitas por la mitad a la altura de las pezuñas (sin llegar a separarlas por completo) y saca la pequeña acumulación de pelo que estas poseen.

  6. Si deseas puedes quitar el hueso presente en ellas con el cuchillo (no es obligatorio deshuesarlas).

  7. Lava nuevamente las manitas de cordero en agua fría y déjalas escurrir.

Recomendaciones:

  • Es importante hervir las manitas de cordero durante 2 o 3 horas antes de consumirlas.

  • Para que las manitas de cordero no se desbaraten en su proceso de cocción se pueden amarrar.