Saltar al contenido

Cómo limpiar Cafetera Italiana de Aluminio

La cafetera italiana basa la preparación del café en un sencillo proceso de presión por ebullición. Sin embargo, por robusta que se vea, es necesario prestar atención a su debido mantenimiento. No te pierdas los interesantes tips que se presentarán en este post para que tu cafetera italiana siempre conserve su esplendor.

Hoy aprenderás: La mejor forma de como limpiar una cafetera italiana de aluminio correctamente.

Cafetera italiana de aluminio

Limpieza básica cafetera italiana de aluminio

Si has usado la cafetera recientemente, deberás esperar a que se enfríe antes de abrirla, pues la presión interna puede ocasionar quemaduras. Si ya está fría, procede con los siguientes pasos:

  1. Desenrosca la pieza y retira el embudo.
  2. Deshazte del café contenido en él.
  3. Sumerge tanto el embudo como el depósito inferior en agua caliente.
  4. Luego restriega con la ayuda de una esponja y agua toda la superficie externa e interna. No utilices jabón para evitar que la cafetera pierda su brillo o se le quede pegado el olor.
  5. Sacude las piezas para liberar del exceso de agua y luego deberás secarlas bien con un paño limpio.
  6. Despega la goma y el filtro del embudo con la ayuda de un cuchillo sin filo.
  7. Con la goma y el filtro por separados podrás secarlas sin problemas.
  8. Deja todas las piezas expuestas para que se sequen con el aire.
  9. Una vez secas, resguarda cada pieza por separado para evitar que se forme humedad interna y se pueda corroer.
  10. Arma tu cafetera solo cuando vuelvas a preparar tu café.

Limpieza profunda cafetera italiana de aluminio

Como todo artefacto que requiere limpieza, llegará el momento donde la cafetera italiana necesitará de una limpieza más exhaustiva. Te explicamos cómo realizarla.

  1. Desarma completamente la cafetera separando la parte superior de la inferior.
  2. Extrae el embudo, desecha el café usado y separa el filtro junto con la goma utilizando un cuchillo sin filo.
  3. Realiza un preparado de agua caliente con bicarbonato.
  4. Restriega todas las piezas con esta solución y una esponja.
  5. Revisa que la válvula de seguridad de no esté obstruida.
  6. Para no rayarla preferiblemente no usar cepillos.
  7. Aclara constantemente cada pieza en agua hasta comprobar que no quedaron rastros de jabón.
  8. Revisa el filtro con mucho detenimiento y con la ayuda de una aguja remueve los orificios tapados
  9. Con un trapo limpio frota cada pieza para secar lo más posible la humedad y dejalos terminar de secar al aire.
  10. Guarda la cafetera desarmada en un lugar libre de humedad y solo armala cuando la vaya s a usar.

PRODUCTOS RECOMENDADOS